Crónica de la I Cap de Creus Cadaqués publicada en la revista “Oxígeno”

1era. MARNATON Cap de Creus a Cadaqués - 6 km – 13.09.2008

“La tramontana hizo aún más emocionante la 1era MARNATON”

Briefing en la playa
Con media hora de retraso empieza el briefing en la abarrotada “Platja Gran” al atardecer de la víspera de la prueba. Había gran expectación, la playa estaba literalmente tomada por nadadores, voluntarios, niños y habituales de la zona. Se comentan en detalle las características del trayecto, la seguridad, la ruta a seguir y las reglas de la travesía, alguna de las cuales la tramontana hará añicos una horas más tarde…..


Traslado en “trenecito”
Madrugón, los nadadores se concentran en las carpas y esperan el trenecito que los llevará por la escarpada carretera que une el pueblo de Cadaqués con el Cap de Creus, el punto más al este de la península. Los ánimos están templados, hace bastante fresquito. El sol ya ha salido, pero está muy bajo. Al lado norte del cabo, hacia Port de la Selva se ve un mar embravecido, al lado sur y con viento “en popa” se divisa la ruta que seguirá la prueba, un mar oscuro y profundo da, cuanto menos, respeto. Los más experimentados disfrutan del impresionante viaje en trenecito por el Parque Natural del Cap de Creus que recordarán más adelante como uno de esos momentos mágicos. Los debutantes apenas prestan atención al paisaje mientras intentan ocultar sus nervios: risas flojas, palmadas en la espalda, abrazos, “nos vemos en la meta”…. Aquí es donde el viento pega más fuerte, castaña. El trenecito para en un punto donde se divisa el faro y la carretera confluye con el precioso “Camí de Ronda”. Tras caminar 5 minutos, se desciende por el empinado sendero que lleva a la diminuta e impresionante Cala Jugadora, cala de no más de 15 metros de ancho, pero con una belleza deslumbrante. Caso omiso al letrero “playa nudista”, los nadadores se empiezan a poner los neoprenos, las cremas de calentamiento MADFORM y la vaselina, eso sí, previa colocación del chip que les marcará el tiempo.


Mientras tanto, la expedición de kayaks, que se había concentrado antes de la salida del sol en Port Lligat, remonta el cabo luchando contra la tramontana para refugiarse en la Cala contigua a Cala Jugadora. Ha habido alguna baja que no ha podido vencer al viento, pero el resto están listos, bravo!

En paralelo, todas las embarcaciones motoras tipo zodiacs o lanchas están en sus puestos y ordenadas por embarcaciones de filmar, embarcaciones encargadas de seguridad y finalmente las 2 o 3 de apoyo de cada grupo. Hay médico en los 4 primeros grupos y 2 más de comodines para asistir a los grupos 5 y 6 o reforzar los grupos menos rápidos si fuera necesario. A mencionar también los GEAS de la Guardia Civil. Parece que lo hemos conseguido, vamos a ser puntuales, ¡la organización esta eufórica!


Salida – 6 Grupos
Puntualmente, clavado, a las 9:00:00 sale el Grupo 1 – el menos rápido - y, a partir de entonces, cada 10 minutos exactos los grupos restante hasta que llegan los maquinorras del Grupo 6, hay ex olímpicos. Las salidas son alucinantes, los nadadores del grupo se meten en el mar con el agua por la cintura, dan palmadas para animarse, “30 segundos!”, el resto los ovaciona, “10, 9….”. El mar empieza a hervir mientras los nadadores estiran sus cuerpos. La piel de gallina, literal. Los kayaks se unen a los nadadores situándose en los puntos cardinales del grupo. Ya saliendo de la mini bahía de Jugadora, las embarcaciones se suman para flanquear la comitiva. Empieza la travesía en grupo…… o no.

Travesía
La prueba estaba inicialmente planteada como una travesía conjunta, donde los nadadores nadan en grupo durante la parte del mar abierto – aproximadamente 4 km – para luego, al llegar a un avituallamiento, lanzarse a nadar libremente los últimos 2 km en pos de la meta.


Una vez más la teoría es una cosa y la prácticaotra, se están produciendo toda suerte de situaciones. Algunos nadadores tiran más de la cuenta y quiebran el grupo, algunos se quedan, otros se separan. Los kayaks, a modo de delfín amigo, suben y bajan al va-y-ven de las olas tratando de liderar y cubrir a los nadadores. Las embarcaciones se desdoblan para dar cobertura a todos, pero en algún caso aislado optan, siguiendo indicaciones de la organización, por subir a aquellos nadadores que se quedan solos y de los que no pueden garantizar su seguridad. Aquí radica uno de las mayores lecciones para la organización: los grupos no han funcionado como estaba previsto. El fuerte viento, la dificultad para orientarse con olas y el espíritu competitivo de los nadadores desbaratan lo grupos. Algunos pocos nadadores experimentados y con gran cv en travesías han sido invitados a subir en aras de la seguridad. Están decepcionados, duele verlos! Otros, por el contrario, son ellos los que no pueden seguir y piden abandonar la prueba.

Mientras, la organización ha repatriado por mar todas las bolsas con la ropa de los nadadores y empieza a ordenarlas a marcha forzadas en la carpas. La bolsa con los regalos de los sponsors esta lista - ¡qué camisetas más chulas!

Afortunadamente la fase de mar abierto concluye y empieza el orden. La barca escoba y la coordinadora de embarcaciones cierra la prueba. Los nadadores pasan por el pasaje de la isla “S’Arenella”, ¡qué estampa más bonita!, hay bajos (poco calado), un muelle con un equipo para avituallamiento, el público se sube a las rocas, los grupos más rápidos van cogiendo a los lento con lo que los colores de los gorros se mezclan, el delirio. La gente se emociona, chilla, anima.

Los nadadores entran en la bahía de Cadaqués, vislumbran la famosísima, y no menos bella, iglesia inmaculada del pueblo y aprietan los dientes. El viento los frena, incluso los para, hay que bracear, la tramontana está totalmente de frente, hay 300 metros fatídicos, pero están avisados, en el briefing se hizo especial hincapié sobre ello, vamos (¡vamos Rafa!).


Llegada
Creo haber gastado a destiempo la palabra delirio, el delirio total está aún por venir, la playa principal del pueblo está abarrotada, no cabe ni un alfiler. Un arco de meta del Sport impresionante, un montón de banderolas de Santiveri – sponsor principal-, botellón de Coca-Cola….. Desde el mar se divisa una imagen imborrable e impagable. Los nadadores llegan acompañados de sus guardianes, los palistas de los kayaks. También de toda suerte de embarcaciones. Cada nadador se lleva una cumplida ovación, los nadadores están sorprendidos, no se esperaban tamaño recibimiento: cientos de seguidores aplaudiendo. Los niños inquietos esperan, cintura en el mar, impacientes por empezar su MARNATON particular, la “Marnaton Kids”.

Marnaton kids
La prueba de los futuros “Marnatonianos” se hace esperar, van llegando nadadores a cuenta gotas, los dos últimos con síntomas evidentes de fatiga e hipotermia. El público contiene el aliento al mismo tiempo que rompe en aplausos.

Los niños piden paso, se organizan los distintos grupos y ya los tenemos esprintando, vale todo. Los padres siguen la prueba con caras de orgullo.

Algunos Premiados


Masculino
1 Dani Serra 1h 31’ 17 – recordman español, ex-olímpico y Campeón del mundo máster en 800 m
2 Francisco Pontano 1h 31’ 24 – Triatleta de distancia Ironman (primero fuera del agua en el Campeonato del mundo de Hawaii)
3 Xavi Llobet 1h 31’ 38 – Triatleta de distancia olímpica (Atenas 2004)




Femenino
1 Mercè Oliveras 1h 43’ 55 – la mujer más joven en cruzar el Estrecho de Gibraltar
2 Mireia Roca 1h 44’ 03
3 Claudia Nuñez 1h 44’ 38




Más edad

Luis Miquel 2h 25’ 18 (143 general) – 68 años




Seguimiento

Luís Moya 1h 45’ 26 (21 general)




1era nadador local

Albert Canaleta 2h 00’ 51 (77 general)




Último

Guillermo Carles- Torlà 3h 41’ 10 (190 general)

Primeras conclusiones
Llueven las felicitaciones, la organización está encantada, debut inmejorable, sin incidentes, una alegría desbordante. ¡Alto! No hay que engañarse, la vida es un continuo aprender y, el que no lo vea así, no vive, transita. Somos muy conscientes de que queda un gran camino por recorrer para alcanzar la excelencia. Con tan sólo un par de días para reflexionar antes de que cierre la redacción de “Oxígeno” ya empiezan a fluir por nuestra cabeza un montón de ideas para mejorar: ¿Habrá grupos el año que viene o pasaremos a una salida única? ¿Cómo resaltaremos las embarcaciones de avituallamiento? etc, etc. La idea es hacer de la MARNATON las pruebas de referencia en natación de larga distancia popular. En resumen, un éxito total y una buena lección para la organización. Ha nacido una clásica: la MARNATON de Cap de Creus a Cadaqués.

0 comentarios:

 
Google Analytic-->