Neoprenos

Me compré un neopreno para no pasar tanto frío al estar mucho rato nadando en el mar y además de lo que me cuesta ponérmelo, me agobia bastante y para colmo el último día me produjo una rozadura bestial en el cuello.

Para el problema de la dificultad de ponerte el neopreno, hay varias soluciones: utiliza una bolsa de plástico en el pie (a modo de zapato) y verás como te ayuda a deslizarlo y te cuesta mucho menos ponértelo. Otras fórmulas, algo más costosas, son untarte con algún aceite corporal. Pero en cualquier caso lo de la bolsa funciona y además evitarás posibles tirones a la hora de subírtelo (o el clavarle las uñas)…errores que a la larga acabarán rasgándolo.

En cuanto al agobio, si te lo has puesto correctamente, prueba intentar subírtelo más de los pies (no tiene porque cubrirte los tobillos…) y que el tiro te quede bien arriba…Haz lo mismo con las mangas, írtelo subiendo hasta los hombros y comprobar que la movilidad de tus brazos y piernas sea total…sin agobios. Piensa que al principio, si no estás acostumbrado, tardarás un poco en hacerlo ya que la libertad no es total como cuando lo haces en bañador. Sin embargo una vez te acostumbres y disfrutes de sus ventajas (el no pasar frío, avanzar más rápido…) ¡te costará prescindir de él!

Para evitar rozaduras, ya sea en el cuello o en otras zonas como las axilas que son las que más sufren las rozaduras y por tanto delicadas, úntate siempre éstas zonas con vaselina. Como consejo, guarda siempre en la bolsa del neopreno un tubo de vaselina y ¡úsala siempre! Verás como las rozaduras no vuelven a aparecer.

David Campá. Club MARNATON

0 comentarios:

 
Google Analytic-->