Brazada a brazada - La historia de....Maite Vallet


Nombre: Maite Vallet
Edad: 44
Profesión: Coach

Soy Maite Vallet, tengo 44 años, soy madre de tres niñas, coach de profesión y deportista amateur. Hace cinco años, un cambio radical en lo profesional me permitió tener un poco más de tiempo para mi. Casualmente, si es que existen las casualidades, una mañana me encontré con una amiga (Irene Dalmau) y, mientras compartíamos un café, me preguntó ¿Verdad que tú nadabas de niña? ¿Y no te gustaría volver a nadar? Me invitó a probar los entrenamientos que Marnaton había iniciado los mediodías en las Piscinas Picornell. No lo dudé y me inscribí dos días por semana. Eran los inicios de Marnaton. Éramos menos de 20 los inscritos en el 2009 pero debimos hablar tan bien de los entrenos, del entrenador (David Campá), del ambiente entre nadadores y de los retos previstos, que a día de hoy somos ya más de 250 nadadores en los entrenamientos.

Empecé entrenando para estar en forma. Después pasé a entrenar con una meta (Travesía de Cadaqués). Más adelante con 4 y 5 metas a la vista (Cadaqués, Sant Feliu, Ibiza, La Lluna, Barcelona,…) y ahora entreno con y sin metas, simplemente por estar donde me gusta estar, haciendo lo que me gusta hacer.
Cada entrenamiento es diferente y de cada uno aprendo algo: las excusas no son buenas aliadas, los límites te los pones tú mismo, nadar en compañía es más agradable, no tienes porqué dar lo máximo siempre, etc.

Marnaton te brinda un montón de oportunidades que confirman que, a pesar de ser un deporte individual, la aportación de todos cuenta. Cuando nado una travesía en aguas abiertas procuro dar lo mejor de mi y disfrutarla. Ir bien entrenada ayuda, pero también ayuda saber que cuento con el apoyo incondicional de compañeros que van por delante, de otros que van por detrás, de kayaks custodiándome en el lateral, globos de helio indicándome el rumbo, voluntarios en el avituallamiento y una organización impecable. Así lo siento yo y así quiero que siga siendo.

Cada travesía es una superación personal; unas porque las condiciones del clima hacen que la prueba sea más exigente de lo previsto, otras porque quieres mejorar tu propia marca o aprender a nadar en grupo, en pareja, en solitario... En cualquier caso, yo vivo los entrenamientos y las travesías como una filosofía de vida: disfrutar de cada brazada.

Mis hijas han ido creciendo y ya hace dos años que entrenan con Marnaton. Desde que son pequeñas me retan a sprints en la piscina. Mi marido me decía “Maite, déjate ganar alguna vez, no? Mi respuesta era clara: el día que me ganen será porque nadan mejor. Supongo que ese hecho ha ayudado a que quieran superarse entreno a entreno y a día de hoy puedo decir que la travesía en la que fui más feliz fue la que compartí con Lucía (mi hija mediana) cuando a mitad de recorrido me dijo que ella iba tirando; llegó antes que yo. Misión cumplida: he logrado contagiarle mi pasión por nadar!
Mis amigas me admiran porque para ellas es un sacrificio. Aún no he logrado hacerles entender que para mi no supone un esfuerzo, que sarna con gusto no pica. Ya no entreno para competir y ganar a nadie. Entreno porque me gusta nadar. Swim&Fun.


Rafa Cabanillas (entrenador Marnaton):"Maite es una nadadora 100% marnatoniana, es una de las primeras nadadoras que se apuntó a nuestros entrenamientos y estamos encantados con ella. Simpatía, compromiso, humildad, perseverancia... Son los valores que más destacan en ella y que logra transmitir al grupo. Últimamente le ha faltado constancia pero seguro que ahora para la temporada de travesías vuelve a transformarse en "SúperMaite", la mujer más rápida en nuestro famoso test de 1000 metros."

1 comentarios:

Pepe Giménez | 3 de febrero de 2015, 17:57

Maite es una crack. Yo estudié con ella en la universidad, donde destacó siempre por su alegría y un espíritu positivo. No me sorprende que ahora se dedique al coaching, porque le va como anillo al dedo. A mí me inspira muchísimo leer sus historias de superación personal. Sigue así, Maitechu.

 
Google Analytic-->